sábado, 31 de octubre de 2009

Danzones, cha cha chá y mucho más

Dos pasos cortos y uno más largo, el cuerpo gira hacia la izquierda y luego
a la derecha. Puede bailarse con El bodeguero o A Prado y Neptuno. Lo
cierto es que el cha cha chá resulta una danza relajante y divertida.
Así sucede con el danzón, más propio de bailarlo en pareja, o con el son
cubano. Cada uno de esos géneros ha marcado a generaciones de personas en
la Isla. Cada uno de ellos, si se les escucha bien, ha descrito épocas.
Pero estos estilos no han sido por sí mismos tangibles sin las agrupaciones
que los han interpretado. Clásicas son las sonoridades de la Aragón,
Estrellas Cubanas o la Enrique Jorrín.
Ellas han particularizado esa cubanía en canciones. Ahora un evento destaca
en La Habana los valores de las orquestas charangas. Lo han nombrado
Charangueando y desarrollará su tercera edición entre el 7 y el 8 de
noviembre.
Resulta interesante y motivador que musicólogos e investigadores se reúnan
en la Casa de Cultura de Plaza (Calzada y 8, Vedado) para “hurgar” entre
los estudios que en el país se han hecho sobre ese particular formato de
estos grupos.
Para Liliana Casanella, organizadora de la sesión teórica de Charangueando,
el evento que auspicia el Centro Provincial de la Música Ignacio Piñeiro
tiene amplias pretensiones en el rescate de estas investigaciones, las
cuales contribuirán a un mayor conocimiento de las mencionadas orquestas. 
Es que en Cuba las charangas han tenido mucha trascendencia y sobresale su
imbricación en la mayoría de los géneros de la música popular. De ahí que
grupos como la Aragón tengan en su repertorio cha cha chá, sones y
danzones, que ya son imprescindibles en cada una de sus presentaciones. 
Esa es una de las razones por las que Liliana Casanella —quien además se
desempeña como musicóloga del Centro de Investigación y Desarrollo de la
Música Cubana (CIDMUD)— da sus votos de aceptación a Charangueando. 
«Es un evento importante que tiene una convocatoria que vale la pena»,
asegura a Cubasi, mientras ofrece una panorámica de las ponencias del
espacio que organiza.
“En esta edición del Coloquio homenajearemos a las Estrellas Cubanas con un
trabajo de Ada Oviedo. También habrá una ponencia del doctor José Loyola
sobre la orquesta Aragón, y se presentará de esta última, fragmentos del
documental que rinde tributo a los 70 años de la fundación del reconocido
grupo”. 
El Centro Provincial de la Música Ignacio Piñeiro ha tomado la iniciativa
sobre un tema medular, pues en su catálogo se encuentran 11 orquestas de
este tipo. El evento es uno de los signos de persistencia de estos grupos,
tan elementales a la hora de mirar en la sonoridad nacional. 
Un buen lugar para ver las agrupaciones será el emblemático Salón Rosado de
La Tropical cuando, el 8 de noviembre próximo, entre pasillos y melodías se
hagan escuchar la Aragón, la Jorrín y Estrellas Cubanas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada